El Diseñador Gráfico, un pecador por naturaleza?

PADRE, SOY UN DISEÑADOR GRÁFICO Y HE PECADO

Generalmente un Diseñador Gráfico es caracterizado por ser una persona creativa, que tiene una percepción diferente sobre las cosas y que ve en cualquier sitio obras de arte que los “seres terrestres” no ven, es por eso que si quieres saber si eres un posible diseñador gráfico pecador, observa las siguientes características y si te identificas con alguna de ellas, reza para que tus pecados sean perdonados.

SÍNTOMAS DE UN DISEÑADOR GRÁFICO PECADOR

1) Tienes más fotos de objetos y cosas abstractas que de personas en tu celular o redes sociales.
2) Cuando sales con tu cámara quieres fotografiar todo lo que te encuentras por el camino.
3) Tu tiempo se pasa volando y cuando te das cuenta es tardísimo y tienes muchas cosas por hacer.
4) Te gusta “opinar” por no decir que criticar los “diseños” que te encuentras cuando sales.
5) Has tenido que trasnochar varias veces por razones que no comprendes.
6) Tienes más café en el cuerpo que sangre.

Bueno quizás con lo del café exagero un poco pero te identificas por lo menos con alguna de las anteriores situaciones cierto? entonces seguramente has cometido los siguientes pecados:

diseñador gráfico

El Pecado de la Procrastinación:

Este es el pecado característico de los diseñadores gráficos, la procrastinación aunque sea un pecado visto en muchas profesiones, ya que consiste en posponer o prolongar tareas que debemos cumplir, es realizado por la mayoría de diseñadores gráficos, sino es que es por todos. Porqué?

A los diseñadores gráficos nos llama mucho la atención los contenidos de tipo visual, tanto estáticos como interactivos, utilizamos la música como herramienta de concentración. Al estar una gran parte de tiempo sentados frente al computador es casi irresistible no entrar a las redes sociales y encontrarnos con contenidos de sitios web que nos entretienen y de una u otra forma ayudan a estimular un poco nuestra creatividad, en conclusión cuando nos damos cuenta hemos perdido minutos valiosos observando videos de artistas, cortometrajes, trabajos de otros diseñadores gráficos, burlándonos de cosas que publican en grupos de facebook, etc, pero siempre somos optimistas y creemos que estamos muy bien de tiempo, hasta que nos damos cuenta que ha caído la noche y que realmente nos ha cogido el tarde.

El Pecado de la Informalidad:

Alguna vez has visitado un cliente y has acordado en realizar un trabajo para su negocio sin firmar un documento, redactar un brief y hasta muchas veces sin pedir por lo menos el 50% de adelanto para el trabajo, haciendo un acuerdo simplemente verbal? yo se que si y te comento desde mi experiencia que he tenido clientes que nunca me quedaron mal con el pago y que de un momento a otro me hicieron trabajar gratis y al final no me pagaron.

Te cuento esto para que no pases por este pecado por el que yo pasé y que la penitencia fue perder mi tiempo, mi trabajo y hasta el cliente, así que si aun cometes este pecado, deja de un lado la informalidad con tu cliente, llena los documentos respectivos y has todo por el derecho, y si te pregunta el porqué de esta documentación? dile que son políticas tuyas para llevar un control y así te aseguro que no perderás tu tiempo, tu trabajo y lo más importante, la relación con tu cliente.

El Pecado de la Rebajita:

No hay ningún problema que un cliente nos pida la rebajita, no todos los clientes son iguales y hay unos que cuentan con un presupuesto demasiado bajo y quieren resultados de presupuestos altos, el problema está cuando el cliente nos dice que lo que necesita es algo sencillo y rápido de hacer, al final terminamos aceptando y en el proceso el cliente resulta con las 10 mil modificaciones, para al final dejar el diseño como la propuesta del principio y nosotros terminamos lamentándonos de haber desvalorado de esa forma nuestro trabajo, pero de todo esto se aprende.

El Pecado de la falta de compromiso:

Siempre que empezamos a trabajar con un cliente ya sea en una agencia o como freelance, lo hacemos con toda la actitud y disposición para presentar una propuesta de calidad, que para nosotros sea la indicada ya que cumple con comunicar de forma agradable, estética y creativa el mensaje del cliente, pero empezamos a perder compromiso con un trabajo cuando el cliente se apropia de nuestra propuesta y la coloca patas arriba, por más que le expliques a un cliente que no es necesario que todo vaya en mayúsculas, ni en verde fosforescente, ni en tamaño gigantesco, no podrás hacerlo cambiar de opinión y ahí decides dejar el compromiso, la dedicación y el entusiasmo y tan solo te limitas a hacer lo que te diga el cliente y dejas que se vaya feliz con su “diseño”.

El Pecado del Irrespeto al Manual de Identidad Corporativa:

Aunque no es muy visto que un cliente te pida trabajar con las normas del manual de identidad de su empresa o negocio, (porque mucha gente no lo tiene o no le parece importante) hay ocasiones en que esto si sucede y tenemos que diseñar sobre los parámetros que se indican en este manual, pero pecamos cuando pensamos que el manual está mal diseñado y que podemos crear piezas gráficas mucho más atractivas irrespetando un poco este manual, yo se que como yo, tú también lo has pecado de esta manera y has realizado propuesta que según el manual de identidad corporativa no se deben hacer.

El Pecado de “En Casa de Herrero Azadón de Palo”:

Dedicamos gran cantidad de tiempo mostrándole a los clientes la importancia de que sus negocios tenga una buena imagen corporativa, explicándole porqué debería tener todos estos elementos que dan fuerza a la marca como lo son las tarjetas de presentación, hojas membreteadas, carpetas, sitio web, manual de identidad corporativa, artículos promocionales, etc y llega el momento en que un cliente nos pregunta por nuestras tarjetas de presentación, nuestro sitio web, nuestra carpeta o portafolio y por muchas otras cosas más y es ahí donde nos damos cuenta que muchas de esas cosas tan importantes que vendemos no las utilizamos para reforzar nuestra marca. Si tú eres un Diseñador Gráfico Freelance que utilizas todos estos elementos siempre sin falta, dejame felicitarte.

El Pecado de el Ego y la Envidia:

Este es un pecado muy característico de no todos los Diseñadores Gráficos, pero si de la mayoría, en un medio donde el reconocimiento, la admiración y los créditos por un buen trabajo son tan importantes como lo es en la carrera del diseño gráfico, no falta los momentos en que nos pique el “gusanito de la envidia” y empecemos a criticar todo hasta buscar el más mínimo error para no sentirnos por debajo de la persona que diseño esa pieza, y no me refiero a los menús o cartas de restaurante eso es normal, sino al trabajo que muchos diseñadores han dedicado tiempo y dedicación y que merece más que una crítica, una felicitación por parte de sus colegas, así que no seas tan envidioso y simplemente aplaude y toma todo lo bueno que puedes ver y aprender de los demás artistas.

¡¡Comparte!! seguro le servirá a alguien más.

Autor entrada: Matius Cruz

Soy un diseñador gráfico, apasionado por la creatividad, el marketing en internet, las nuevas tecnologías y el diseño en todo tipo de ambientes.

Déjanos tus comentarios !!

Un pensamiento en “El Diseñador Gráfico, un pecador por naturaleza?

  • Santiago Andrés Mora Molano

    (4 septiembre, 2016 -5:33 pm)

    Excelente el articulo, es muy bueno y nos enseña a trabajar de manera profesional y etica con nustros clientes y ser cada día mejores en la creación de contenidos o productos a nuestros clientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *